EL MAGNESIO EN EL DEPORTE, A.M. LAJUSTICIA

ANA MARIA LAJUSTICIA BERGASA, 94 AÑOS, QUÍMICA

BARCELONA, 1 DE NOVIEMBRE DE 2018

 

Magnesio: es el cuarto mineral más abundante en el cuerpo, por detrás del calcio, el fósforo y el potasio. Se encuentra en huesos, tejidos blandos, músculos y sangre. Participa en unas 4.000 tareas del organismo: reacciones enzimáticas como la síntesis de proteínas, la reproducción, y la regulación de actividad muscular, presión arterial, sistema nervioso, niveles de glucosa en sangre, etc. Es un gran protector cerebral, reduce el estrés, la ansiedad y aporta bienestar psicológico.

Ana Maria Lajusticia lo lleva diciendo desde los años 70, porque ella misma experimentó sus beneficios. Química, gran estudiosa, conferenciante, escritora, una mujer activa con una enorme capacidad para enseñarnos un estilo de vida saludable.

retrato aml9

Naciste en Bilbao en 1924

Sí, mi padre Jesús Lajusticia Alonso y mi madre Delfina Bergasa Goyenechea. Tuve una infancia feliz, aunque padecí la Guerra Civil Española (1936-1939). A mi padre le destinaron a Tenerife. Allí vivimos 3 años y murió en el 37. Volvimos a la península y en 1940 estudié la Licenciatura de Ciencias Químicas en la Universidad Central de Madrid.

Para una mujer, ¿cómo era estudiar y trabajar en aquella época?

Sabía que, como mujer, me iba a costar encontrar trabajo, así que estudié mucho. Además, estaba interna, ¡era lo único que podía hacer! Sin madre, sin hermanos, sin tele ni radio… Me dedicaba a estudiar. En la Universidad éramos unas cuantas madrileñas y 4 o 5 del Norte, de Bilbao, San Sebastián, Logroño… Acabé en 1947, y colocarme no me costó mucho, la verdad, porque tuve muchas matrículas. Además, mi padre murió muy joven y un gran amigo de la familia, cuando supo que estaba estudiando Químicas, le dijo a mi madre: “Doña Delfina, cuando la Mari acabe la carrera, yo le colocaré”.

doc02137620131014074403

big_lesminesdosor_13

Trabajaste en las Minas de Osor, Girona

Sí, fui como Química, Jefa de laboratorio, para hacer ensayos de flotación. Allí conocí a mi marido, nos casamos en Anglès y tuvimos seis hijos. Tras 24 años en el pueblo, nos trasladamos a Barcelona por mis problemas de diabetes. Empecé una buena dieta, y a tomar magnesio. En un librito había leído que iba bien. Dejé de sentirme cansada, desaparecieron las palpitaciones, la taquicardia, los calambres, el dolor de cadera… ¡Me despertaba en forma! A los 3 años, pude quitarme un corsé que llevaba hacía 21 años.

AML
Una especie de Apóstol del Magnesio

Entonces, estudiaste Bioquímica, la importancia de la dieta…

Sabía que el magnesio influía en la formación de proteínas. El cartílago es colágeno, y el colágeno es una proteína. En 1976 fui a un simposio en Canadá, otro en honor de Severo Ochoa… Me dediqué a estudiar el porqué de mi mejora y me convertí en una especie de Apóstol del Magnesio. Tenía médicos en contra, me llamaban indocumentada, irresponsable… Algunos aún me llaman bruja. Ahora, por fin, se empieza a reconocer.

doc02139720131014080151
Investigadores americanos y franceses descubrieron la función del magnesio en los años 70

Cuesta reconocerlo

En mi libro El Magnesio en el deporte lo explico. Cómo funcionan los músculos, cómo se obtiene la energía, cómo interviene en el trabajo mental… Cuando practicas un deporte intenso, tu cabeza debe pensar con serenidad, y ahí es vital la formación de proteínas.

9788441433991

El magnesio en el deporte ayuda…

En la relajación de los músculos del aparato locomotor, las arterias y el músculo del corazón. Una falta de magnesio produce calambres, contracturas, incluso en las arterias y el corazón causando fibrilación, arritmias, taquicardias, extrasístoles.

F1A
El magnesio tiene una función fundamental en la relajación muscular y la síntesis de proteínas

En tu libro hablas de la muerte súbita

Es una cara de la moneda. La otra es: ¿Quién gana las carreras de fondo y medio fondo? Los keniatas de la etnia Kalenjin y los etíopes, que viven en el Gran Valle del Rift, donde fundamentalmente se alimentan de semillas riquísimas en magnesio.

39914_10523_1
Tres cuartas partes de las medallas ganadas por Kenia son de la etnia Kalenjin
riftafarethiopia
Suelos con un 44,8% de oxígeno, 21,5% de silicio, 22,8% de magnesio y 5,8% de hierro

Una fractura geológica de 5.000 kilómetros de extensión

La grieta del Rift se está abriendo con volcanes que, hace 65 millones de años, vomitan cenizas. Estas forman los suelos más ricos del mundo en magnesio, junto con algunos de Japón (el país con más centenarios del mundo) y los Andes. Los etíopes y los keniatas viven y se alimentan de estos suelos ricos en ferromagnesianos (olivino, piroxenos y anfíboles).

shutterstock_492187519-001

La dieta occidental tiene un déficit de este mineral. ¿Cómo saber si tenemos falta de magnesio?

Si tienes estos síntomas: contracturas, calambres (por ejemplo, el dedo gordo del pie se tensa o se te sube la bola), temblor en el párpado, hormigueo alrededor de la boca, bostezas mucho, hipo frecuente, al dormir parece que caes y das una patada, te despiertas cansado/a, tienes arritmias, taquicardias y extrasístoles, palpitaciones o ese pinchacito en la región precordial que tanto asusta, cerca del corazón. En casos más severos, se trata de síncopes similares a episodios de epilepsia.

tablets-3285010_1920
La formación de serotonina da sosiego, serenidad, como dicen los libros “calma la ira”

¿Fármacos o magnesio?

Se confirma que el 90% de la población tiene deficiencia de magnesio, del cual un 10% es severa. En casos como la artrosis, lo habitual es dar medicación, infiltraciones y operación. Los laboratorios farmacéuticos crean así una dependencia de los fármacos. El magnesio es un tratamiento demasiado barato, no interesa, mejor no divulgarlo.

Dinos algunos alimentos ricos en magnesio

Sin duda, el cacao. Cuando hay una verdadera adición, en un 99,9% es por falta de magnesio. Hay que consumirlo con moderación porque tiene manteca de cacao, una grasa saturada. Mejor que sea cacao desgrasado en polvo, para tomar con leche, etc. También las semillas: legumbres y frutos secos. Las más ricas son la soja y las almendras. Les siguen las habas, judías, lentejas, garbanzos, cacahuetes, nueces, avellanas…

El cacao da felicidad por su aporte de serotonina, además de magnesio: hasta 420 mg/100 g. Soja y judía blanca: 250 y 130 mg/100 g, respectivamente. Almendra: 254 mg/100 g

¿Y para la memoria?

¡Importantísimo! El magnesio interviene en la formación de neuropéptidos relacionados con el aprendizaje y la memoria. Un péptido es una proteína de cadena corta y el magnesio interviene en cinco pasos de su formación. El magnesio es fundamental para el trabajo mental.

IMG_4941

 

 

 

 

Youtube

Instagram

Facebook

2 comentarios sobre “EL MAGNESIO EN EL DEPORTE, A.M. LAJUSTICIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s