SURF: MI DOSIS DIARIA DE FELICIDAD

AITOR FRANCESENA, 48 AÑOS, ENTRENADOR DE SURF

ZARAUTZ, 20 DE NOVIEMBRE DE 2018

Su profesión, de todo. Con una gran actividad, trabaja en la televisión vasca, es entrenador, da charlas motivacionales, publica libros… Gallo aprovecha todo lo bueno que surge en su vida.

 Diagnosticado de un glaucoma congénito a corta edad, aprovechó a correr mucho, conocer mundo, ver, ver mucho, disfrutar de la vida. A los 13 años perdió totalmente la visión en una gran ola. Pero nada es más fuerte que su pasión por el surf.

Una vida de lucha, superación y una lista de valores que nos planta delante una vida ejemplar.

AITOR FRANCESENA surfista y entrenador de surf

Hemos leído tus libros y los recomendamos

Gracias, estoy muy orgulloso de ellos: Querer es poder, Las olas contadas y los cómics A tope. Siempre ando con proyectos y cuento con un equipo de gente maravillosa. Yo les cuento las historias, sé qué quiero decir en el libro, lo dirijo, y escritores e ilustradores crean grandes resultados, unos libros con una aceptación brutal.

Dosis diaria de surf

Querer es poder es directo y limpio

Son mis palabras, está todo lo que he aplicado en mí, en personas como Aritz Aranburu y otros profesionales que están dando campanazos a nivel mundial.

Psicología y surf

Te interesa la parte psicológica del surf

Cuando era joven, leí un libro publicado en Australia sobre la motivación en el surf. Hablaba de la parte psicológica del surf, en competición, eso de llevar el orgullo dentro. Ese libro me transformó y me dio muchas ideas. Cuando hablo de psicología, me gusta simplificar. Realmente, lo simplifico todo. Creo que es la manera de enseñar, con demasiado te confundes. La vida es mucho más simple que todo lo que hace la gente. Como el surf. Lo importante es dedicarle horas y tener los conceptos claros. Hoy sobra mucha parafernalia.

mantener la esencia del surf
Mantener la esencia del deporte

Te han llamado el murciélago del mar

Me guío con los oídos. En el mar me manejo con el sonido. Él me indica la profundidad o el espacio que hay para pasar por debajo de la ola, si es limpia, si el mar está bien colocado y no hay viento malo. Cuando remo hacia el mar, si el sonido de la espuma viene por la derecha me dice dónde está el escape de derechas, o de izquierdas. Me coloco y recoloco con el ruido del mar.

AITOR FRANCESENA el murcielago del mar
El sonido me da muchas pistas para surfear

En 2016 ganaste el Campeonato de Surf Adaptado en La Jolla, California

Sí, el Stance ISA World Adaptive Surfing Championship de San Diego fue el primer campeonato mundial organizado para ciegos. En 2017 quedé tercero, y el mes que viene vuelvo a competir. También gané campeonatos en España y participé en otro en Hawai, donde quedé tercero.

¿Qué destacas de ellos?

En estos campeonatos ves cosas increíbles, personas que no quieren que nadie les ayude, con un orgullo y un poder psicológico admirable. Digno de ver. Personas que, estando como están, tienen la fuerza para seguir adelante. Creo que todo el mundo debería verlo y tomar una dosis. En esta vida, mucha gente se queja por nada. Ver un campeonato así nos daría grandeza a todos.

Campeonatos de surf adaptados a discapacitados
Para mí, el mar lo es todo

Con una gran capacidad

Personas con unas problemáticas y unas historias con las que son capaces de entrar al mar. ¡Capaces de entrar sonriendo y salir sonriendo! Para todos ellos, el surf y el mar lo es todo.

Aitor Francesena da charlas motivadoras y de superación

El mar te da mucho

Te da tanto que olvidas todo el sufrimiento para coger una ola. El mar hace contigo lo que quiere, entras y luchas contra y con el mar, de repente coges una ola, y lo olvidas todo. El mar te da fuerza, premios, alegrías, llenazos, adrenalina, te lo da todo.

Aitor Francesena es puro afan de superacion

Alguna recomendación final…

Practica este deporte, y para disfrutarlo recuerda que hay unos protocolos en el mar. Llévalos a rajatabla, para tu seguridad y la de los demás.

Aitor Francesena entrenador de surf ciego

Instagram

Facebook

Deja un comentario