YOGA PARA SURFERS

LIBBY HARGREAVES,   38   A Ñ O S ,   PROFESORA DE VINYASA YOGA

LAS PALMAS, 24 ABRIL 2018, 11 H

 

Se descalza de su bici delante de Pure Yoga Gran Canaria. Empuja la puerta, que chirría como si le costara despertarse, son las 7 de la mañana. Extiende su esterilla dejándola caer con un golpe seco en el suelo, y practica delante de un ventanal por el que ya entra el sol y se abre el Atlántico. Se queda inmóvil en la postura del árbol, llevando la mirada hasta la línea azul oscuro. Por una ventana entreabierta se cuela el olor a mar y a sal. Una cortina blanca se mueve y trae esencia a incienso. De lejos, resuenan las voces de unos vecinos que se saludan cada mañana al pasar. En la gran mesa de la entrada, siempre hay aguacates, fruta, un jarro con flores y libros… Alguien se olvidó cerrar uno… y el viento juega con él pasando una de sus páginas de atrás hacia adelante, de atrás hacia adelante.

Aquí se conectan el mar y el yoga. Ruido, otra ola vuelve a golpear las rocas negras. Son como pequeños volcanes que han estallado desde el mar. Se practica yoga con el espíritu de una cantante y bailarina, de una niña que se subía a los árboles y no quería bajarse de ahí. Hoy, esa naturaleza está aquí con bocanadas de mar entrando por las ventanas, impregnándote la piel de sal.

NAMASTE, LIBBY

 

¿Qué es el yoga?

Yoga es curiosidad, compasión, conciencia, autoescucha, atender a tu diálogo interno. Es intimar con todas tus células. Tu cuerpo es una comunidad de células cuya única misión es crear coherencia con los pensamientos. La práctica es un momento para intimar profundamente contigo, ver qué está pasando en tu cabeza para dar instrucciones claras a tus células. Si hay instrucciones inconscientes, las células harán todo lo que puedan para crear esa coherencia.

 

¿Por qué es tan buen complemento del surf?

Lo mejora y se integra con posturas parecidas a las que se hacen sobre la tabla. En yoga te concentras en tu estabilidad postural, mientras que en el agua, con todos los elementos, tu enfoque no está ahí. El yoga te ayuda a surfear con la máxima eficacia.

 

Entonces se parecen

Yoga es recordar tu auténtica naturaleza, tu esencia. Surfear es fundirse con la naturaleza. El nivel de equilibrio y atención mental y física que necesitas en el surf es meditativo. En yoga necesitas esa misma capacidad. Una meditación se funde en la naturaleza, la otra en la esterilla. Básicamente es lo mismo: una conexión plena con la energía que somos esencialmente.

 

Funcionan como espejos de nuestros juicios

Cuando estás sobre la tabla surgen momentos de miedo o incomodidad, y debes mantenerte. Lo mismo pasa en yoga. Te das cuenta de tu nivel de autojuicio, quieres huir. Inicias un camino que requiere práctica y apertura hacia un desarrollo espiritual, el Sadhana, la práctica espiritual donde te observas sin juzgarte.

 

“YOGA ES PRÁCTICA Y APERTURA HACIA UN DESARROLLO ESPIRITUAL”

 

Eso no es fácil…

Claro, se trata de ir desarrollando una relación contigo, una terapia sin hablar. En surf se experimenta claramente, el único problema con el que te enfrentas allá eres tú, es tu ego, tus problemas en tu cabeza.

 

Aporta un cambio de visión

Sí, te das cuenta de que lo importante es bien diferente. Es mirar hacia dentro, conectar con la naturaleza, honrarla y cuidarla, igual que cuidas de tu cuerpo porque es parte de esa naturaleza. La conciencia de Gaia, el inconsciente colectivo. Saber que tu cuerpo es una comunidad de células y el universo una comunidad de personas, animales, plantas… Contribuir de la manera más armónica posible, porque lo sientes, y no porque alguien te diga que debes hacerlo.

 

Y el diálogo entre la mente y el mar…

El miedo proviene de la interpretación que hace el ego. El miedo es una onda mental que llega a parecerte una ola enorme, un peligro incontrolable. Y solo es una onda mental. Con la práctica de esta disciplina, te deshaces del ruido mental, tu mente se clarifica.

 

¿Qué ocurre a nivel físico en el agua?

Por ejemplo, el sistema nervioso, que cambia de un estado de relajación, el parasimpático, a otro de aceleración, el simpático. Lo que conocemos como subida de adrenalina.

 

“EL MIEDO PROVIENE DE LA INTERPRETACIÓN DE TU EGO”

 

¿Y cómo gestionamos este estrés?

Por ejemplo, controlando la columna. Cuando está en una posición estructuralmente neutra, ya sea tumbados, sentados o de pie, el cuerpo no produce cortisol, la hormona del estrés. Si la espalda está recta, el cuerpo deja de producirla. En momentos de máxima tensión, mantén la columna recta, firme el suelo pélvico, Mula bandha, Uddiyana bandha activos, el mentón ligeramente hacia abajo, y haz una respiración. No entrarás tanto en ese estado de miedo porque evitas que el cuerpo produzca cortisol.

 

Entonces, si corregimos la postura reducimos el estrés

Eso es, si centras tu atención y te mantienes conectado con esa estructura de la columna, el cuerpo no genera cortisol. Cuando los hombros caen hacia delante, el cuerpo actúa y envía señales de tensión al cerebro ¡incluso sin estar estresado!

 

También ayuda la mirada

Sí, es importante mantener una mirada calmada. Al percibir el peligro, el ruido, no mires a todas partes, como una mosca que salta por todas partes. Ante las fluctuaciones esporádicas de tu mente, mantén los ojos calmados, la mirada suave fija en un punto y, básico, mantente conectado con la respiración.

 

¿Qué estilo de yoga se adapta mejor al surf?

Según el nivel de actividad física. Si eres muy constante en el surf, una práctica de Yin yoga o Yoga restaurativo es muy aconsejable. Estar en agua salada es sal, mucha energía masculina, y el cuerpo se seca. Una práctica muy física reseca y crea más calor en tu organismo, así que una práctica más restaurativa, más pausada, genera un movimiento de líquidos y una calma muy beneficiosos. Cuando hay una actitud de gran esfuerzo, tanto físico como mental, conviene lo opuesto: practicar la calma. En momentos en que no surfees y quieras mantener la actividad física, es recomendable un estilo dinámico como el Prana vinyasa o Elemental vinyasa de Shiva Rea, yogui y surfer. Básicamente, encuentra ese yoga que equilibre tu deporte, no que lo reemplace.

 

11043192_829905887081031_6121698403888231967_n

“UN YOGA QUE EQUILIBRE TU DEPORTE”

 

También evitamos lesiones…

Claro, al trabajar tu movilidad en todas direcciones evitas lesionarte. Las lesiones se producen al estar en tensión, por miedo o porque no tienes una movilidad bien entendida en el cuerpo. En yoga tomas conciencia de todo esto.

 

Danos algunas asanas para calentar antes de ir al agua

La fluidez de movimiento del Yantra yoga nos puede ayudar. Haz un Saludo al sol clásico añadiendo pequeños movimientos: en Anjaneyasa, haz círculos con el brazo por delante del cuerpo, llevándolo por delante del vientre hasta el lado opuesto, y lo mismo con el otro lado. También puedes colocar misma mano sobre misma rodilla, la otra en el suelo, haciendo círculos con la cadera en ambas direcciones, y en ambos lados. Utthita Chaturanga Dandasana, conocida como plancha alta; con ella trabajas la estabilidad de la columna de una manera activa utilizando toda la parte anterior del cuerpo. Para movilizar hombros, Meghan Currie lo enseña muy bien: coloca rodillas, pecho y mentón en el suelo, alarga los brazos hacia delante ahuecando las axilas, como dibujando una sonrisa desde el esternón.

 

Y sobre la esterilla…

Primero, practicamos posturas parecidas a los movimientos sobre la tabla, trabajando nuestra estabilidad interna. Por ejemplo, Virabhadrasana II, el Guerrero II; o Viparita virabhadrasana, el Guerrero invertido. Mientras se mantiene la postura, el enfoque se dirige hacia el suelo pélvico, activando Mula bandha y Uddiyana bandha, ombligo hacia dentro y hacia arriba. Así la forma nace de dentro hacia afuera, ganando estabilidad interior a nivel físico y mental. En yoga sientes la activación y el cuerpo interior.

 

Siempre tenemos un lado más trabajado que el otro

Sí, y en el surf es muy evidente, siempre colocamos el mismo pie delante. En yoga se practica menos con el lado dominante y más con el lado débil, para reforzarlo.

 

 

Después de la estabilidad interior hablas de las contraposturas

Sí, con ellas buscamos acciones opuestas a las que hacemos sobre la tabla. En esta segunda parte física podemos practicar una flexión hacia delante como Prasarita Padottanasana para aumentar la flexibilidad en columna, piernas y lumbares. O asanas tan beneficiosas para los hombros como la media pinza Ardha Uttanasana, Enhebrar la aguja, la torsión Supta Matsyendrasana o la vaca Gomukhasana.

 

Finalmente, las posturas para fortalecer

Como la plancha lateral Vasisthasana, para fortalecer desde hombros hasta piernas. O el saltamontes, Ardha Salabhasana, presionando el coxis hacia el suelo, elevando la parte posterior del corazón y activando ligeramente glúteos, Mula bandha, Uddiyana bandha y Jalandhara bandha para activar y reforzar los flexores del cuello. Con estas asanas evitas lesiones en lumbares, aumentas la estabilidad en los hombros y los fortaleces. Por otro lado, cuando remas, levantas el cuello y tensas trapecios y parte posterior, perdiendo fuerza en los flexores del cuello. Puedes corregirlo con la plancha alta, manteniendo el mentón hacia dentro y hacia arriba y estirando el cuello.

 

PYoga_img_header

 

Sobre la esterilla y la tabla es fundamental la respiración

Sí, lo que en yoga llamamos Pranayama o control de la respiración. Un buen ejercicio es practicar Kumbakha, retenciones de aire: inhala contando cuatro, retén el aire contando cuatro, exhala contando cuatro y retén sin aire contando cuatro. Puedes activar bandhas o no. Así aprendes a aguantar el aire y no respirar bajo el agua de una manera relajada. Entrenas tu cuerpo para que se sienta bien con y sin aire.

 

Como cuando una ola nos mantiene bajo el agua

Cuando exhalas, siempre te queda un 30% de aire en los pulmones, nunca vacías todo el aire. Siempre hay tiempo. Si entras en pánico, consumes más oxígeno; si te relajas, consumes menos. Cuando tu mente te dice “No tengo aire”, es una onda mental. Y aquí ya entramos en la parte filosófica de gestionar nuestros pensamientos, los movimientos que fluctúan en nuestra cabeza, el ego. Prueba con un ejercicio: observa, ¿qué hay entre tus miedos y la calma? Utiliza la observación para relajarte.

 

Hablas de meditación…

Sí, de mejorar tu atención, tu concentración y tu presencia para poder reaccionar rápidamente desde una mente en calma. Máxima presencia. Como en la meditación Vipassana, inhala contando uno y exhala contando uno, inhala contando dos y exhala contando dos… así hasta diez. Si te descuentas, vuelve a empezar. En el yoga y en el surf ves cómo te relacionas contigo mismo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s