MONTA CON CONEXIÓN

MELÍN M. FARRIOLS, 40 AÑOS, TÉCNICA EN EQUITACIÓN Y PRACTITIONER

ARGENTONA, 15 DE MAYO DE 2018, 15.30 H

 

¿Sabemos compartir el espacio y los recursos con el civismo y la nobleza de los caballos? Un buen ejemplo la sociabilidad, el saber y la cultura del caballo.

Tras la Doma Educativa con Marc Plana, aprendemos a montar con la misma filosofía: la Equitación conectada.

Me encuentro con Melín riendo y abriéndome las puertas de su casa en Horseway. Compite en Doma clásica y es Practitioner de Connected Riding.

Su camino hacia los caballos siempre ha estado muy claro, aunque primero se dedicara al Derecho siguiendo la estela familiar. Por aquellas épocas competía en salto, pero su madre casualmente le apuntó a un curso de Doma natural. A partir de ahí, decidió que haría un Máster, pero no de Derecho… Pasó una temporada en Colorado y, hoy, ha encontrado su expresión en la Equitación conectada. Y sigue formándose.

A nosotros, nos enseña a construir una relación natural y equilibrada con el caballo, con un idioma claro y cercano, a ser más conscientes de nuestro cuerpo y qué hacemos con él. A los caballos, les enseña a equilibrarse y relajarse para disfrutar con el jinete.

Para ella, todo suma. Por eso su alma inquieta no deja de aprender y encontrar nuevos métodos que después aplica a la equitación.

Noble Melín

 

Me llamo Melín Farriols y los caballos me mantienen muy viva…. Es una formación continua y mientras pueda seguiré descubriendo nuevas disciplinas

 

12973043_1563598317270566_7390701116320907044_o

 

Dime, ¿cómo es tu relación con los caballos?

Ellos siempre me abren nuevos mundos de aprendizaje. Gracias a ellos conozco muchas cosas y me enseñan sobre la paciencia, la consistencia, saber poner límites, saber dar… En casa estamos acostumbrados a tratar con caballos calmados y confiados que, en situaciones de estrés, no te dejan. Los caballos solo buscan seguridad y confianza. No los consideramos como máquinas ejecutoras de órdenes, hacemos muchas cosas con ellos.

 

¿Qué cambió en ti la Equitación conectada?

Siempre he estado rodeada de caballos. En casa cada año teníamos 6 o 7 potros para domar. Competí en salto, hasta que lo dejé y me formé en Doma natural. Hoy compito en Doma clásica y siento la diferencia del paso, el trote y el galope desde mi centro. También me ha ayudado a trabajar desde la respiración. Ahora siento más las cosas.

 

ILEX-2

“LOS CABALLOS NO SON MÁQUINAS EJECUTORAS DE ÓRDENES”

 

¿Y en qué se basa?

En montar con conciencia corporal, buena respiración, comunicándote con el caballo desde ahí. Es un método que consta de tres partes: primero, conciencia corporal del jinete sin caballo, con varios ejercicios realizados en un caballete, el potro de la conciencia, donde observamos cómo es nuestra postura, nuestra respiración, y cómo todo eso afecta al caballo, a su libertad de movimiento; segundo, trabajo pie a tierra con el caballo; y tercero, trabajo montado. Con la Equitación conectada eres responsable de tu proceso. Lo haces tuyo. Nosotros solo te damos las herramientas para que las uses y construyas una relación auténtica con tu caballo.

 

 

Peggy Cumming es la fundadora del método Connected Riding

Sí, Peggy es una persona muy especial. Energía, ilusión… Sigue emocionándose con cosas que ha visto un millón de veces… Sabe celebrar los pequeños logros. Cuando nosotros siempre lo queremos todo… Todos queremos todo y no nos damos cuenta de los pequeños logros.

Gtrot2

 

¿Y cómo surgió este método?

Ella es americana de madre salvadoreña y de pequeña montaba a pelo. A los 40 se dio cuenta de que su postura sobre el caballo era rígida, cuando de niña era tan libre. Todo eso la llevó a observar: un caballo montado por un niño de 8 años reaccionaba de una manera, con otro niño de la misma edad se comportaba de otra. Había una clara influencia postural… Así que empezó a estudiar con la inglesa Sally Swift de Centered Riding, centrada en el estudio del jinete, y aprendió a montar sin dolor. Hasta hoy…

 

“CELEBRAR LOS PEQUEÑOS LOGROS CON EL CABALLO”

 

Con la Equitación conectada hay una evolución global

Sí, se observa la conciencia corporal del jinete sin caballo, los ejercicios pie a tierra con el caballo montando o sin montar, y la parte montada para sincronizarnos con su movimiento. Los dos, jinete y caballo, cambian y mejoran mucho física y mentalmente.

 

image-2018-05-19Hay ciertas analogías con el yoga y el surf…

Sí, básicamente la conciencia corporal. Con el surf, comparte aspectos como el centro de gravedad, el reequilibrio constante. Montar es una reordenación continua, porque tu postura afecta y desequilibra al caballo. El mar cambiante son como los caballos con sus diferentes personalidades, como un caballo que se mueve diferente si no está en buena posición…

 

¿Ahora qué sientes al montar?

Antes no sentía el caballo tanto como lo siento ahora. Noto si el dorso está elástico o no…Realmente, soy consciente y monto desde sensaciones. La equitación suele convertirse en un ejercicio muy mecánico, sin sentir qué pasa ahí abajo y qué puedes hacer para ayudar en lo que sucede. Generalmente, no se explica el porqué, qué buscar, qué sentir… El sentimiento se deja bastante de lado.

 

Dejándonos cosas importantes en el camino

Sí, antes de empezar a decir cosas a un caballo montado, hay que aprender a ser un buen pasajero para él. Aprender a estar ahí, a no molestarle y acompañarle en su movimiento. Una vez integres todo eso, empieza a decirle más cosas: quiero girar, quiero parar, quiero hacer una transición… En la mayoría de casos, se sale a montar directamente, sin permitirse un tiempo, sin saber el porqué de las reacciones, por qué no gira, por qué se tensa, no se enseña la biomecánica del caballo… Por eso vemos caballos y jinetes tensos.

 

cria_de_caballos_galceran_2-1350x900

Permitirse un tiempo…

Inconscientemente, queremos todo y rápido. Por eso, en Equitación conectada siempre empezamos trabajando sobre un caballete con silla. La persona se coloca en su postura habitual, se hacen una serie de chequeos y presiones, se corrige la postura y se siente cómo cambia el equilibrio, la estabilidad y el core, que es muy importante. El core te da fuerza sin tensionarte. Este centro lo desaprendemos, como desaprendemos la respiración, el posicionamiento… Demasiadas horas sentados…

 

image

 

Entonces ¿debemos mantener una postura recta sobre el caballo?

Colócate en postura recta. ¿Qué sientes? ¿Una sensación tensa, incómoda, quizá? Además, genera un impacto en tu columna nada recomendable. ¿Y qué le transmites al caballo?

 

¿Qué técnicas nos pueden ayudar?

Personalmente, utilizo algunos ejercicios de hipopresivos en el caballo. También me ayuda mucho el método Alexandre de posicionamiento corporal. Son ejercicios sencillos, como aprender a sentarme y levantarme de una silla sin empujar de lumbares, y ajustes muy sutiles.

 

“EL CORE TE DA FUERZA SIN CREAR TENSIÓN”

 

El método Alexandre también utiliza el caballete

Sí, recuerdo que en el caballete corrigieron mi postura y me sentía incómoda con ella. ¿Cómo podía sentirme tan mal si era la postura correcta? Me di cuenta de que estaba haciendo algo mal… No debería sentirme así de extraña e incómoda. Montando solía escuchar: ¡Relájate, estás tensa! Pero yo no sentía que estaba tensa. No me dolía, porque mi cuerpo se había acostumbrado a aquella tensión. Hasta que el cuerpo dijo basta con un lumbago… Si hoy adopto aquella postura, me duele, me incomoda.

 

Y utilizáis otras técnicas

La conciencia corporal que trabajamos con el jinete tiene su origen en las Artes marciales, el método Alexandre y el Feldenkrais.

 

melin02-1350x900

 

En Feldenkrais se aprende a través del movimiento y la atención

Sí, Moshe Feldenkrais creó este método para aumentar la conciencia e inteligencia del cuerpo al moverse. Son pequeños movimientos no habituales que crean nuevas conexiones neuronales. En Equitación conectada practicamos muchos ejercicios diferentes: “Pon la mano aquí, agárrate a la crin, no agarres las riendas, acarícialas…”. Si siempre hemos montado de una manera, tendremos unos hábitos y es complicado cambiarlos. Así que practicamos movimientos diferentes, integramos nuevas posturas y nuevas sensaciones para saber qué buscar después.

 

Cambiar hábitos y corregir

Sí, debes ser consciente de cuál es tu hábito postural y tu tendencia. Todos tenemos hábitos posturales y reacciones innatas como seres humanos. Por ejemplo: “Me siento mal, me agarro del caballo”, algo contraproducente con el caballo. Una vez que somos conscientes y hay un nuevo entendimiento de las sensaciones, empezamos a sentir los pequeños detalles: “Voy arqueado, no tengo la pelvis neutra…” A partir de ahí, sabes qué sensación quieres encontrar.

 

“SABES QUÉ SENSACIÓN QUIERES CONSEGUIR CON EL CABALLO”

 

mejorano

Como recolocar la pelvis…

Colocando los isquiones en pelvis neutra y alineando tu esqueleto correctamente permites que las extremidades actúen independientes y el core se active automáticamente. Si dejas caer demasiado los isquiones, tu postura se encorva. Unos isquiones hacia fuera son unas lumbares arqueadas. Existe el jinete encorvado, el arqueado, el de goma que no para de moverse, y el jinete conectado con pelvis neutra, el que buscamos.

 

¿Y cómo ganamos fuerza?

Hacemos ejercicios para sentir la fuerza, el equilibrio y la estabilidad que ganas al estar bien colocado. Si no tienes fuerza, deberás compensar tu postura con el cuerpo, el caballo deberá compensar tu descompensación, y se creará un círculo de desconexión. ¿Cómo puedes ayudar al caballo así? Es cierto que a veces lo descompensas tú, otra es él quien te descompensa. Pero si no eres consciente de tu postura antes de decirle algo al caballo, no le estás ofreciendo una salida de relajación y equilibrio. Estarás tenso y le crearás tensión y desequilibrio.

 

“OFRECER AL CABALLO UNA SALIDA RELAJADA Y EQUILIBRADA”

 

12971020_1563599900603741_6787705952104480172_oEl caballo no ha nacido para ser montado

No, de manera innata coloca más peso en manos que en pies. En su estado natural, el caballo no tiene ninguna necesidad de activar el core, elevar el dorso, la base del pecho y la cruz para poder estirar el cuello y mantener la nuca libre. Si no aguantan un peso ¡no tienen por qué hacerlo! Nosotros les enseñamos cómo. Será más o menos complicado según el caballo y su morfología, el manejo que haya tenido antes…

 

IMG_7430-e1485771132240

Les enseñamos a distribuir el peso

Ellos colocan todo el peso en las manos. Les enseñamos a ser un 4×4, con tracción a las cuatro patas, aunque en casos como la Doma clásica acabamos colocando más peso en los posteriores. Lo ideal es distribuir el peso en las cuatro patas, no solo en las manos.

 

Aprenden a trasladarlo…

Claro, porque si llevan peso encima pueden hacerse daño. Naturalmente, lo trasladan hacia delante, tirando de manos y los pies siguen. Para evitarlo, en Equitación conectada el caballo aprende a trasladar el peso de delante hacia atrás, de abajo hacia arriba y de lado a lado. Todo esto dinámicamente, porque cuando le pidamos giros y el caballo se descompense, él mismo sabrá cómo reequilibrarse. Así les hacemos pensar mucho más e integrar mejor. En el trabajo pie a tierra le invitamos a hacerlo y actuamos en su sistema nervioso sin imponerle. Cuando estemos arriba, mantendremos este contacto suave, relajado, no impuesto.

 

¿Qué pasa si montamos con todo el peso en las manos?

La parte alta de la espalda, el cuello, las cervicales y la nuca se bloquean. Y este bloqueo de la nuca limita la libertad de la columna, sobre todo la articulación sacroilíaca, la encargada de transmitir la impulsión de los posteriores hacia delante. Además, no puede mover las costillas de lado a lado, se bloquean y pierde suspensión. Recuerda: suavidad, amortiguación.

 

ilex

El motor de los caballos son los pies, las manos son la dirección

Cierto. Y si no trabajamos bien todo esto, costará que entren posteriores, que giren con flexibilidad, y girarán sin articularse libremente… Escucha el sonido de sus pisadas y sabrás si vais bien o no…

 

La tensión impide la comunicación

No trabajar bien con el caballo va generando una tensión en la que él te escuchará menos, te responderá menos o, según su carácter, más reactivo estará, más se bloqueará, se botará, se asustará… Si distribuye el peso, elevando el core y el dorso, su cuello se estira y puede girar cómodamente, amortiguado.

 

Solemos trabajar con fuerzas contrapuestas

Sí, con el simple gesto de cerrar la mano ya bloqueamos, paramos al caballo. Este tipo de manejo puede provocar una lesión de la vértebra C7, que se desplaza de un lado a otro por el exceso de presión… Y acabar en una cojera.

 

12973209_1563593837271014_8056795490854167378_o

“EQUITACIÓN FLEXIBLE Y ARTICULADA”

 

Trabajemos con las riendas

Haremos unos ejercicios y verás qué sienten. Harás de caballo, camina delante de mí y agarra las riendas. Déjate llevar por las sensaciones y dime qué sientes… Siento resistencia, que me frenas: solo he cerrado la mano. ¿Eres consciente del impacto que generamos en ellos? Es muy típico caer en esta contradicción de cerrar la mano y decirle que camine, y con filete en la boca, imagina, ¡sensación multiplicada!

 

Ahora he notado una buena frenada…

Solo he tirado un poco de rienda. Equivocadamente, creemos que al ser animales grandes, grandes fuerzas… Tienen muchas terminaciones nerviosas en la boca, mucha sensibilidad. Evidentemente, si lo acostumbras a eso, poco a poco será más insensible a la fuerza y, cada vez, necesitarás más y más fuerza. Tendrás un caballo duro y sordo. Será su forma de sobrevivir.

 

Gcombingtail

 

¿Cómo debe ser el contacto con las riendas?

Entendemos este contacto como algo muy rígido. Pero debemos mantener un contacto suave, abriendo un poco la mano sin perderlo, que nos permita ayudar al caballo.

 

11050734_896587967059804_8175507138008525773_o-495x400Cuéntame de la respiración…

Inhala profundo, ¿qué pasa? Una retención de aire en tu interior. Al caballo le transmites esa sensación de retención. Recuerda: intención, los caballos son muy sensibles. Ahora, intenta inflar un globo con fuerza. ¿Qué se activa? La parte inferior del ombligo va hacia la espalda. Recuerda: globos en las muñecas, exhala y activa core. Siente cómo se expande el plexo solar y enraizate… Sigue enraizándote con cada pierna, independientes. Recuerda: tu única misión al montar es sincronizarte con el caballo.

 

melín_doma_natural_pre_ilex

“TU MISIÓN ES SINCRONIZARTE CON EL CABALLO”

 

Como si bailáramos con él…

Eso es, si no acompañas su movimiento, le impones algo que tú quieres. Piensa, el caballo nunca se mueve con los dos pies juntos. ¿Y cómo das las ayudas para que camine? Le golpeas con los dos pies a la vez. Cuando trotas sentado, ¿cómo le acompañas con tu pelvis? De atrás hacia delante. El caballo nos ofrece un gran beneficio: el movimiento tridimensional, hacia delante, hacia el lado y hacia atrás; sus patas no se mueven todas igual. Imagina que tu pierna derecha es el pie derecho del caballo, tu izquierda el pie izquierdo del caballo. Observa, no se mueven a la vez. Acóplate, articúlate y conéctate al movimiento del caballo.

 

31143731_1876637705966624_6549661522505760768_o

Sincronizar nuestras piernas con sus pies

Los pies del caballo son el motor, la impulsión. Tus piernas son las encargadas de mantener ese motor vivo y sin tensión. El fémur es la parte de la pierna que más se acopla al caballo. Deja fémures libres y que no presionen a la vez. ¿Cómo vas a generar movimiento si tus piernas están rígidas? Dale la señal desde tu centro y tus piernas. Abraza al caballo y dile que active el core para crear movimiento y oscilación. Motiva al caballo a elevar su centro dejándole espacio.

 

Se trata de pedirle más que ordenarle

Proponle hacer cosas juntos a través de la conciencia y las emociones bien gestionadas. Si bailas con él, el caballo entiende, gana flexibilidad y equilibrio. Ellos son muy físicos. Si su cuerpo está bien, su cabeza estará bien. Si llegamos a su equilibrio físico, es más fácil llegar a su equilibrio mental y emocional.

 

ilex-1

“INVÍTALE DESDE LA CONCIENCIA Y LAS EMOCIONES BIEN GESTIONADAS”

 

Darle libertad de movimiento

Pregúntate: ¿Qué eres para tu caballo? ¿Un peso vivo a o un peso muerto? En pelvis neutra eres un peso vivo, con las articulaciones y los huesos libres. Lo que llamamos huesos jabonosos para seguir el movimiento del caballo. Con extremidades independientes y articulaciones que trabajan como bisagras, sobre todo en la parte del pie, que rebota ligeramente con el estribo. Con pelvis curvada o arqueada, tu cuerpo estará rígido, ¡y desde ahí no podrás sugerirle mucho al caballo!

 

trabajo_pie_a_tierra_relajando_tensiones-e1479754889223

 

¿Y si el caballo sigue tenso?

Haz pequeños movimientos con el cuerpo para no tensionarte con él. Utiliza las piernas, haz pequeñas rotaciones, localiza la tensión del caballo y relaja. Si sigues tirando, le estás dando un punto de apoyo a él para seguir tirando, y el caballo ya no pensará en nada más. Deja de tirar, meet and melt (localiza y ríndete), no montes luchando, en contra de la tensión. Tensión más tensión…

 

¿Y si seguimos tensos nosotros?

Una mente exigente es un cuerpo rígido. Cuando montamos y recibimos mucha información, es fácil dejar de respirar. Si no respiras, tu cuerpo no está libre. Intenta montar como lo harías a pelo, abrazando al caballo. Tu cuerpo libre y activo. La parte superior estable, la parte inferior suelta. Coloca bien las vías de tren, que tus gestos corporales acompañen la dirección. ¿Dónde se enfoca el cuerpo cuando se tira de rienda izquierda?

 

18af1cc.jpeg

“QUE TU CUERPO INDIQUE LA DIRECCIÓN”

 

Háblame de la importancia de la silla

Es importante que no haga demasiada presión en puntos del caballo porque le impide colocarse en la posición correcta. Una silla debe dejar la columna muy libre, sin pesos. La anchura del puente debe ajustarse a la cruz del caballo. Cada lado del caballo se mueve diferente, no se mueven simultáneamente, así que las sillas de paneles independientes se adaptan muy bien a este movimiento. No colocarla demasiado delante porque se bloquea el movimiento del omoplato, ni por detrás de la última costilla del caballo porque se carga peso en sus riñones. Que esté bien nivelada y no haya espacio entre la parte posterior y el caballo para evitar un impacto constante al montar.

 

Evitarle posibles dolores

Sí, el caballo es un animal de presa y oculta el dolor. Si un caballo no responde, pregúntate si le duele algo. A veces, la cojera se entiende como parte de un proceso del caballo, y no debería ser así. Una cojera significa que llevaba semanas compensando un dolor. Un osteópata debería formar parte del equipo…

 

¿Cómo acabamos en Equitación conectada?

Conscientes de los pequeños cambios… ¿Qué te llevas de hoy? ¿Con qué te quedas?

 

ilex2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s